jueves, 15 de febrero de 2018

Cruz de Juan Francés


Otras denominaciones: Cruz de Piedra, Cruz del Francés, Cruz de (la Cañada de) los Gatos. 
Antecedentes: En Agosto de 2004, cuando buscaba el acceso a  Las Pilas de los Canarios me tropecé accidentalmente con una pequeña cruz de «cantería» en un un lugar apartado cerca de la Degollada de la Tabladilla, donde llaman «El Maguez», muy cerca del cresterío de la Caldera de Tirajana. Esta cruz tenía un brazo desprendido que le acoplé al conjunto, y desde ese mismo instante mi obsesión era restaurarla pero previamente quería recuperar su historia. Al regreso a casa, mi primera sorpresa fue comprobar que en la cartografía de Grafcan V7 (la de 1996)  ya figuraba en esta zona el topónimo: «Cruz de Piedra».

A partir de este momento, comienza un lento y constante trabajo de investigación oral de mas de doce años, con testimonios diversos, en algunos casos contradictorios, y fruto del mismo hemos podido reconstruir su origen como homenaje y respeto a las personas afectadas, así como su leyenda.

Tras adquirir el Cabildo de Gran Canaria determinados terrenos de la cumbre se inicia su repoblación con pinos que arranca en firme a partir de 1954 gracias al impulso del gobierno autártico de esta época.
De sumo interés es el testimonio de Ezequiel Marrero que vivió desde 1956 en el Cortijo de Huertas como vigilante del Cabildo de Gran Canaria: «...cuando yo llegué aquí no había pinos pero ya existía la Cruz de Piedra,...»
Término Municipal: San Bartolomé de Tirajana.
Localización: En el sendero del cresterío de la Caldera de Tirajana que parte del Pico de los Pozos de la Nieve hacia la Degollada de los Hornos, al llegar a las proximidades de la Degollada de la Tabladilla hay que descender ligeramente por el Lomo de Magaz para encontrar esta cruz, aislada en el descampado.
La cabecera del Bllo. de Juan Francés arranca prácticamente desde la confluencia del sendero del cresterío con el acceso al Llano de Magaz. 
Datos GPS: 28R 3091902 N y 442458 E.
Fuentes/Referencias: 
La Provincia, 13 de Julio de 1929, Desgraciado suceso en Las Lagunetas. Al desprenderse en una presa un talud resulta un hombre muerto y dos heridos, Pág. 5.
El Progreso, 15 de Julio de 1929, Desprendimientos de tierras. Un muerto y dos heridos, Pág. 1.
Diario de Avisos, 16 de Julio de 1929, Suceso en Gran Canaria, Pág. 2.
Gaceta de Tenerife, 16 de Julio de 1929, Grave accidente de trabajo. Un hombre muerto y dos heridos, Pág. 2. 
Diario de Las Palmas,«Se declara obligatoria la repoblación de la Cumbre de Gran Canaria», 22 de Enero de 1954,Pág. 6
Diario de Las Palmas, «La repoblación forestal de Gran Canaria está en marcha.- En 1960 se han repoblado 466 Has.- Balance actual: 9000 Has. de Montes y trabajos sobre las 8.000 Has. del nuevo perímetro, que se extiende sobre los doce términos municipales», 22 de Diciembre de 1960, Pág. 28.
Presas de Gran Canaria, «Presa de los Hornos», Págs. 179 a 183. Consejo Insular de Aguas de Gran Canaria. Cabildo de Gran Canaria. (2005). Impresión: Linca S.L.,
El cachorro canario. Nº1. Junio de 2008, «El hombre que ayudó a plantar diez millones de pinos» Angela Navarrro, Págs. 8 y 9.
Testimonios orales recopilados por el autor en Rosiana, Cortijo de Huertas, La Culata de Tirajana, El Sequero, Tunte y Tejeda. 

Presa de la Cumbre y Bllo. de Juan Francés - Extracto del Mapa facilitado por Jaime González Gonzalves

Historia:  La Sociedad "Explotaciones Hidráulicas de La Cumbre" fue la promotora de la Presa de los Hornos, también conocida en el pasado como Roque Nublo Dam (expresion en inglés), Presa de la Cumbre o Presa del Rincón. El autor del proyecto de la presa en 1921 fue el ingeniero militar Manuel Cuartero. Las obras se llevaron a cabo en la década de 1920 y el reconocimiento final de la presa primitiva de Los Hornos, con una altura de 24 metros sobre cauce, fue en Noviembre de 1932.
Posteriormente se realizó en la década de 1950 el recrecimiento del muro hasta los 27 metros de altura sobre el cauce con proyecto del Ingeniero de Caminos Federico Macau Vilar, de 1953. El recrecido para regularizar y aumentar el talud de aguas abajo hasta 0,75 e incrementar la altura de la presa finalizó en 1958. En la actualidad, a esta sociedad se le denomina Comunidad de Regantes Presa de La Cumbre.

Un golpe de fortuna en la fase de investigación tuvo lugar en Diciembre de 2013, cuando el Colectivo Turcón-Ecologistas en Acción organiza la ruta de las “Cinco Ventanas” y realiza una parada junto a la Cruz del Francés. Allí, uno de los participantes, Eugenio Reyes Naranjo, natural de Tejeda, transmite al resto el origen de la misma. Su testimonio esclarece los hechos transcurridos 85 años atrás que afectaron a dos familias de Tejeda, una de ellas consanguínea.
Presa de los Hornos desde el Sendero de La Raya
En esta obra trabajó mucha gente de La Culata de Tejeda y a primeras horas del día 12 de Junio de 1929, prácticamente acabada la presa, cuando se realizaban tareas auxiliares en una zanja para el aliviadero, se produjo un deslizamiento de tierras de un solapón que sepultó a tres personas,...

El testimonio oral de Eugenio Reyes, por lo que que a él le han contado, nos permite recuperar estos hechos: «En el año 1929 cuando se estaba haciendo la Presa de los Hornos,  la presa ya estaba muy avanzada y se estaba haciendo una zanja por su parte inferior para el «aliviadero», y cuando la zanja estaba acabada se produjo el desprendimiento de un solapón quedando enterrados tres trabajadores, entre ellos dos hermanos de mi abuela, mi tio José, de 23 años y mi tío Guillermo, de 18, Juan Naranjo Huerta, de 18 años que falleció sepultado por un lajón que cayó en la misma zanja. La cabeza de mi tío José se golpeó con  un balde de hierro y se abrió una brecha, encima quedó sepultado mi tío Guillermo».

Empezaron a escarbar con sacho,…y mi otro tío, Pancho, el mayor de los tres, les avisó: «no, no,... con las manos porque les podemos hacer daño». Le contestaron: «están muertos,  no hay nada que hacer,…», pero él insistió: «no, no, que yo los siento,... que los oigo,... que se sentían los «quejíos» de ellos». Con las manos, escarbando una y otra vez, sacaron a mis dos tíos y el que falleció.

Hicieron camillas con palos, «catres de viento» para su traslado, y se les dio a beber agua con un punto de tierra como era costumbre de la época, porque no se sabía si había herida interior, y para que no sangraran por dentro si habían tragado tierra.
Fueron trasladados en estos catres hasta el cresterío de la cumbre, al borde de la Caldera de  Tirajana,  donde se encontraron con su madre, y hasta ese momento no empezaron a suspirar,…  y seguidamente comenzaron  a respirar.

Inmediatamente los llevaron hasta La Vega de San Mateo para una primera cura de urgencia, y a continuación en vehículo particular siguieron camino hacia el Hospital de San Martín de la ciudad a la que llegaron sobre las cinco de la tarde.

Allí les atendieron los doctores, Gregorio León, David Ramírez, Severino de Armas y Francisco Morón, auxiliados por el practicante Lorenzo  Alemán.
Guillermo solamente tenía fractura de las costillas séptima y octava, de pronóstico reservado, mientras que José presentaba fractura del frontal en su lámina interna, y herida contusa en la pierna izquierda, de pronóstico grave. Ambos sobrevivieron.

En agradecimiento a la supervivencia de ambos hermanos, José y Guillermo Rodríguez Lorenzo  y en homenaje a Juan Naranjo Huerta, se levantó esta pequeña cruz «en piedra de cantería» en el Lomo de Maguez para perpetuar su memoria.


Sin embargo la « Leyenda » de la Cruz de Juan Francés que hemos recopilado, no tiene relación con su origen, solamente podría hacer referencia encubierta a que el llano de Maguez, en la vertiente de los Riscos de Tirajana, muy cerca del cresterío, en la cabecera de los tributarios del Barranquillo de Juan Francés era lugar de «encuentro de enamorados», y así se recuerda en Tejeda,... quizás favorecido por su escaso tránsito y el temor a «ella» como indican otros informantes: «...los cazadores evitaban transitar por los alrededores de esta cruz,...».

«Cuentan que en el risco que cae sobre Ayacata, un «bohemio» enamoraba a la mujer del pastor y al descubrir un enjambre de abejas, decidió «castrarlo».

Para recoger la miel cogió una cuerda lo suficientemente larga para atarla a un almendrero (en esta época no había pinos en la cumbre) y se deslizó hasta la colmena. Tuvo la precaución de dejar atado el otro extremo a un verol.

El pastor y su mujer estaban por los alrededores, y él le cortó la soga. El «francés» pensó que quería matarlo pero pudo escapar gracias a la cuerda que había atado.


Por el sonido de los cencerros persiguió al pastor y a su mujer. Cuando los encontró, él estaba durmiendo; la mujer le hizo señas, se acercó y con un garrote le asestó un golpe que lo mató y así consumó su venganza.»

Texto aportado por Pepe Cabrera, contrastado con Ezequiel Marrero, recuperado por el autor del blog.

Importante: Documentar esta cruz ha sido muy laborioso, quizás sea una de las de mayor esfuerzo y dificultad hasta la fecha.
Agradecimientos: Nati Quintana, Pepe Cabrera,  Ezequiel Marrero,  Eugenio Reyes Naranjo, Alvaro Monzón Santana y Jaime González Gonsálvez por sus aportaciones y colaboraciones para recuperar esta cruz.
Otros colaboradores: al cabrero Antonio Herrera, a Antoñito Santana, nieto de Cho Flores por sus observaciones.

Estado actual
Inaceptable: Pretendíamos restaurar la cruz de piedra que tenía un «brazo» desprendido para incorporarlo a la reseña de esta información pero ha desaparecido y no hemos conseguido identificar al «gracioso» que se ha llevado el «trozo» que falta.
Si lo ha hecho con intención de restaurarla, ya ha pasado mas de un año para recolocarla.  Volveremos a hacer una batida en la zona por si este individuo la lanzó indiscriminadamente  por los alrededores.
En el peor de los casos, intentaremos reponer lo que falta mediante una suscripción, para que los «canteros» de Arucas puedan recuperar «nuestro» patrimonio intangible y la memoria de los afectados.

Colaboración: Cualquier persona que pueda aportar alguna información sobre el brazo desaparecido de esta cruz será recibida con gran satisfacción por nuestra parte. Hasta la fecha, todos los contactos con grupos montañeros no han dado resultados.

Prefiero no hacer juicios de valor sobre lo que pienso.

lunes, 11 de diciembre de 2017

Cruz de la Casa de la Huerta

Cruz de la Casa de la Huerta - Foto cedida por Albino Aneiros

Antecedentes:  
Las deficiencias al diseñar los «ojos» de los puentes en la construcción de la carretera a Tejeda, inaugurada en 1932, fueron las condicionantes que no soportaron las lluvias torrenciales que se produjeron posteriormente.
Entre el 29 de noviembre y el 1 de diciembre de 1946 se manifestó en las islas una «onda del este» con intensas precipitaciones, inundaciones y desbordamientos de barrancos que afectaron a los municipios de Agaete y Tejeda, principalmente.
El aciago temporal de San Andrés llegó a Gran Canaria con una descomunal tromba de agua que se desplomaba sobre las medianías y cumbre que afectó al municipio de Tejeda, sufrió graves daños materiales, pero la mayor tragedia se produjo en lugar de  Casa de la Huerta,  donde la descarga torrencial provocó una deblacle que afectó a la mitad de los componentes de una familia. 
Término Municipal: Tejeda.
Estado actual de la cruz
Localización: Esta cruz de cantería se encuentra junto al puente del Barranco de Tejeda en el lugar denominado Casa de La Huerta, justo al lado del Molino del mismo nombre, en un pequeño recinto habilitado con una escultura simulando una cesta, en el Km 3 de la GC-40.
Datos GPS: 28R 3095908N y 440294E.
Fuentes/Referencias: 
Falange, 1 de diciembre de 1946: El pueblo de Tejeda, escenario de una verdadera catástrofe producida por la torrencial lluvia del día de ayer, Págs, 1 y 8.
La Provincia, 2 de diciembre de 1946: El temporal desencadenado en Tejeda causó daños y víctimas de consideración, Págs. 1 y 6.
Falange, 3 de diciembre de 1946: De la inundación de de Tejeda. El pueblo estuvo a punto de ser inundado, Pág. 5.
La Provincia, 3 de diciembre de 1946: Otros detalles del temporal desncadenado en Tejeda, Pág. 3.
ABC, 3 de diciembre de 1946: Cuatro muertos por una inundación, Pág. 18.
Falange, 3 de diciembre de 1946: Desde Tejeda. El dolor y la gratitud del pueblo, José Rodríguez de Vega, Pág. 3.
La Provincia, 4 de diciembre de 1946: En unos 3.000.000 de pesetas pueden calcularse las pérdidas habidas en Tejeda, Pág. 4.
Archivo sonoro de Literatura oral de Canarias: Historia real de muerte en la Casa de la Huerta por una tromba de agua, Maximiano Trapero (1990), http://mdc.ulpgc.es/cdm/singleitem/collection/asmtloc/id/4809/rec/153 
La Provincia, 15 de noviembre de 2009: Riada mortal en Tejeda, Pedro Socorro Santana, Pág. 10.
Accidentes, riesgos laborales y conmociones en la sociedad tradicional. La Aldea (1801-1970), Francisco Suárez Moreno (2010), ISBN: 978-84-92628-92-6, Cap. III - Casos Célebres: 6. La tragedia familiar del aluvión de Tejeda, Págs. 166 a 169.
Efemérides Metereológicas en Canarias del siglo XX y XXI, Manuel Angel Pérez Cabello (2016), 
https://www.tiempo.com/ram/276632/efemerides-meteorologicas-en-canarias-del-siglo-xx-y-xxi-parte-i/  

Anuario de la Facultad de Geografía e Historia - Nº4 Revista Vegueta, Un siglo de temporales en la prensa de Gran Canaria, Pablo Mayer Suárez (1999), Pags. 267-282.

Historia:  En una de las Casas de la Huerta vivía el matrimonio de Antonio Marrero Peña y Rosario García Lorenzo (†) con sus diez hijos: Rosario, Concepción, Mª Jesus, Ezequiel, Francisco, Antonio (†) José Manuel (†), Miguel (†), Eloy (†) y Juan Gregorio (†).
 

Lluvias torrenciales en Tejeda
La noche del Viernes, 29 de noviembre de 1946, comenzó a llover de forma normal, pero a partir de las 10 de la mañana del Sábado, una impresionante tromba de agua se extendió por todo el municipio, afectando e inundando algunas viviendas del casco de Tejeda. El arrastre de paredes, tierras de los cercados en forma de lodo, piedras, ramas de árboles y enseres, obstruyeron los puentes y los convirtió en represas que amenazaban con una nueva inundación de esta localidad. Inmediatamente el comandante del puesto de la Guardia Civil, Sr. Sampedro, con la ayuda de  los jóvenes/vecinos de Tejeda actuaron para liberar las aguas remansadas que amenazaban a la localidad, hubo que dinamitar el puente del Barranquillo de la Peña, a escasos 250 metros, para que las turbulentas aguas fluyeran libremente y evitaran mayores daños.

La tromba de agua sobre las Casas de la Huerta
El único miembro de la familia mas afectada, Antonio Marrero Peña, padre de toda la prole citada no se encontraba en esta localidad, tenía su carbonería en la Casa de la Huerta. Había ido a visitar a un familar enfermo en Arucas y se enteró de la desgraciada noticia que le afectaba al regreso, en Santa Brígida, camino de San Mateo.


- Los diez hijos (Nombre - Edad - Localidad de enterramiento)

Placa bajo la Cruz de la Huerta

 Antonio (†) - 19 años - La Aldea
Rosario -
Superviviente
Concepción - 16 años -
Superviviente
Mª Jesus -
Superviviente
Francisco -
Superviviente 
Juan Gregorio (†) - 8 años - La Aldea
Eloy (†) - 5 años - La Aldea
Miguel (†) - 3 años - Tejeda
José Manuel (†) - 1 año - Artenara
Ezequiel - 3 meses -
Superviviente

 


- Las víctimas 
La mañana del Sábado 30 de noviembre fue catastrófica, sobre las 10 de la mañana una fuerte descarga provocó un torrente de agua que provocó una obstrucción al alcanzar una vivienda en el lugar Casa de La Huerta, y que posteriormente afectó de lleno a la del matrimonio citado.
Antonio (†) de 19 años, ante el ensordecedor ruido de la tormenta, abrió la puerta de su casa, y recibió el primer aluvión que lo arrastró por el Barranco de Tejeda. Su cuerpo fue localizado al final del Barranco de La Aldea.
Su hermano Miguel (†) de 3 años, quedó sepultado entre los escombros de la cocina de su casa y su madre quedó enterrada hasta la cintura. Fue auxiliada por los vecinos. Sufrió fracturas en ambas piernas por lo que y fue trasladada hasta la Cruz de Tejeda en un «catre de viento», y evacuada a continuación en una guagua del Cabildo Insular hasta el Hospital de San Martín, donde no pudo reaccionar al tratamiento aplicado. Falleció, a las 9 de la noche del Domingo, 1 de Diciembre

La misma suerte y destino corrieron Juan Gregorio (†) de 8 años; Eloy (†) de 5 años y José Manuel (†) de un año, que también fueron arrastrados por la corriente. Los cuerpos de los dos primeros también aparecieron en La Aldea entre San Clemente y Castañeta, mientras que el de José Manuel se detuvo en un estanque de Acusa y fue enterrado en Artenara.
Antonio, Juan Gregorio y Eloy recibieron cristiana sepultura en La Aldea.

Fotografía aérea de la Cruz de la Huerta en 1961 - Fondo Grafcan

- Los supervivientes
Mª Jesús (Susa) y Rosario (Saro) se encontraban cuidando a su hermano Ezequiel de 3 meses en un extremo de la casa, la única parte de ella que resistió la riada. 
Francisco
estaba jugando en el exterior de la casa con otros chicos y al producirse la tromba de agua se escondió en una cueva del Higueral. 
Rosario García le había encargado a uno de sus hijos ir a coger agua a la casa de Alonso Guerra pero éste remoloneó porque estaba tocando la guitarra, por ello su hija Concepción, de 16 años, que estaba planchando, dejó esta tarea y obedeció a su madre para traer el balde lleno. Se tuvo que refugiar por la fuerte lluvia en la casa del vecino. Al regresar, se encontró que gran parte de su casa y de su familia había desaparecido.
Sorprendentemente, los ahorros del matrimonio, entre 9.000 y 10.000 pesetas que conservaban en una cajita sobrevivieron al arrastre de las aguas que destruyó prácticamente su casa.

- Las condicionantes
La incomunicación de Tejeda, desde la Cruz de Tejeda e incluso desde Las Lagunetas, a causa de los desprendimientos y arrastres de piedras, lodo y caída de árboles y ramas de vegetación impidieron el acceso inmediato de los equipos de ayuda y socorro desplazados por el Gobierno Civil.
 
La estación climática de Caidero de San José registró 217,6 litros (en 24 horas), el 30 de noviembre de 1946, lo que nos da una idea de la descarga del temporal de San Andrés.  
Importante:
Los hechos descritos son EXCESIVAMENTE crudos. Es muy duro ponerte en su lugar, sus circunstancias y el impacto recibido. Cuando pierdes un hijo sabes de su alcance, pero soy incapaz de valorar la pérdida de golpe de la mitad de tu familia. Mi reconocimiento al VALOR y CORAJE de los supervivientes y su capacidad de superación, así como mi RESPETO a los que se fueron.

Alrededores de la Casa de la Huerta - Foto cedida por Ramón Otero Fernández - Canarias 3D

Observaciones: Creo que la corporación municipal de Tejeda ha demorado en exceso el homenaje a la familia del carbonero, Antonio Marrero Peña, tras 68 años de los hechos.
Además, resulta insólito que esta cruz, tan reciente, instalada el 9 de marzo de 2014, solamente le quede en pie su soporte, tanto el brazo como la parte superior han desaparecido. Parece ser que con el paso de espectadores del Rally de Tejeda fue derribada y aún no ha sido restaurada. 
Agradecimientos:
Tengo que reconocer que buena parte de la información procede de Pedro Socorro Santana, Cronista Oficial de Santa Brígida que también me ha revisado los textos; de Francisco Suárez Moreno, Cronista Oficial de La Aldea de San Nicolás y de las recopilaciones orales de Maximiano Trapero. A los habituales colaboradores, Albino Aneiros y Alvaro Monzón, por sus continuas aportaciones. Nuestro trabajo solamente «añade» un valor complementario con los fenómenos de «metereología» sobre temporales que no se habían asociado a estos hechos y otra forma de contarlo, tras la reciente colocación de esta cruz.

sábado, 18 de noviembre de 2017

El periplo de los restos de la Cruz «verde» de Tejeda

Vestigios de la Cruz «verde» de Tejeda


Resumen del trabajo de investigación: en prensa local, en instituciones públicas y la labor de campo para su localización.

Durante casi diez años la Cruz «verde» o «esmeralda» de la cantera de Tirma realizada por labrantes de Arucas, bajo la dirección artística de Santiago Santana Díaz, fue el emblema de la isla en la cumbre de Gran Canaria (ver reseña ya publicada).

Reemplazó en 1960 a la denominada Cruz de «Cemento» y las inclemencias climatológicas de la degollada, unidas a la porosidad de la piedra utilizada, fueron deteriorando lentamente la cruz «verde» que procedía de la cantera de Cueva Nueva en Tirma.

Cruz apuntalada
Diario LP - 9 Enero 1970

El año fatídico: 1970

Un temporal a comienzos de 1970, concretamente entre los días 3 y 4 de Enero, provocó fuertes daños sobre la estructura de la Cruz de Tejeda realizada en piedra «verde» que obligó a apuntalarta.

Otro temporal posterior en la madrugada del 26 de Diciembre de 1970, acabó con ella ante la desidia de las autoridades, fragmentándola en múltiples trozos que deambularon por la isla hasta fechas recientes.



El periplo de los restos:

1) Los restos recogidos por particulares fueron entregados a los medios de comunicación de la época y posteriormente fueron depositados en la Casa de Colón según referencias de prensa de 1971 y 1972.

Indagando en esta institución del Cabildo de Gran Canaria, sus conservadores nos informaron que allí no se alojan los restos de la cruz,.... y seguimos buscando.

2) Suponemos que el traslado de los restos de la cruz a la ciudad de Arucas obedece al encargo a Santiago Santana Díaz para la reposición de una nueva cruz similar a la anterior.

Además, en esa época continuaban las obras de cantería de la cuarta torre de la iglesia de San Juan Bautista de Arucas y junto al taller de labra instalado en sus proximidades también se realizaron las tareas para la renovación de la Cruz de Tejeda, ahora en piedra «azul» o «gris» de la cantera de Tinoca. 

Expresión del Redentor
3) En el año 2009, recibimos en este blog el aporte del «belenista» Vicente Díaz Melián: «la cruz en canteria verde y rota por el viento la he visto en el patio de la Biblioteca  de Arucas» (la sede anterior, ubicada en la Casa de Cultura),... y allí fuimos a buscarlos.

Nos remitieron al Museo Municipal, donde se encontraban depositados bajo llave en el sótano y para acceder a ellos tuvimos que presentar una instancia (aún la conservo) en la Concejalía de Cultura.

Gracias a la colaboración de la responsable de Patrimonio en el consistorio en estas fechas, Alicia Hernández Padrón pudimos realizar algunas fotos (reseña ya publicada). Ella me comentó, su intención de exponer debidamente acondicionados los restos de esta cruz, y efectivamente cumplió con ello.

Recuerdo perfectamente, que no pude hacer muchas fotos de los restos apilados por ser prácticamente imposible moverlos debido a su peso.

4) Actualmente, en el Centro de Interpretación del Labrante inaugurado en 2014, podrás contemplar y recrearte con los restos expuestos de una de las pocas cruces-crucero o «cruceiro» realizadas en la isla con los cánones tradicionales.

Partes de este «cruceiro»

Los labrantes de Arucas: «genios» de la piedra

La Cruz de Tejeda tiene un vínculo especial con Arucas, con su artífice, Santiago Santana Díaz, nacido en esta localidad; con la procedencia de la piedra actual y el trabajo de los labrantes en ambas cruces, así como el lugar donde se diseñó la cruz actual, en los aledaños de la iglesia de San Juan Bautista.

Es un «dualismo» establecido en los años sesenta, que aún perdura para satisfacción de TODOS los grancanarios.

No me cansaré de repetir que la Cruz de Tejeda es el símbolo de identidad de Gran Canaria, la cruz emblemática de mayor entidad en la isla. 





Torso del Cristo
Proyecto de divulgación, si fuera posible,...

Intentamos lanzar un pequeño folleto, edición LIMITADA y REDUCIDA  por su coste, con AMPLIA información sobre la Cruz de Tejeda. Aún le faltan algunos detalles que se resisten pero el bloque principal está elaborado.

Si no consigo respaldo, apoyos o patrocinadores, este proyecto divulgativo pasará al estado de «hibernación»,...   y a mejor vida cuando me vaya,... 

Agradecimientos: A Alicia Hernández, por su eficiente colaboración. A la atención de Fabiola del Centro de Interpetación , a Mundín Santana de MECOHERSAN S.L. y al Técnico de Turismo de la corporación  David Cabrera por su ayuda y aportaciones.

A Albino Aneiros y a Alvaro Monzón por su respaldo continuo.

jueves, 12 de octubre de 2017

Cruz de Tejeda (1913 -1960)


Cruz de «Cemento». Fondo Doc.: El Museo Canario

Otras denominaciones: Cruz de Cemento. 
Antecedentes: El Puerto de de Tejeda era la denominación inicial de esta zona en el siglo XVI, donde también existen referencias de la Cruz de Tejeda en este siglo. Concretamente, en 1562 se cita esta cruz en la venta de 60 fanegadas que Hernán Pérez y su mujer Juana Ramírez, realizan a Luis Cortés en la Sierra, «… lindando con tierras de Bartolomé Fernández  y Gonzalo de Sequera, hasta la degollada por encima del risco y de allí a la cumbre dando vuelta hasta la Cruz de Tejeda». 
Desde 1636 se constata la presencia en Tejeda de la orden de los franciscanos, O.F.M. (Ordo Fratum Minorum) según se recoge en los Libros de Bautismos.
Este paraje solitario con el transcurso del tiempo se convirtió en punto neurálgico del interior de la isla hacia Tejeda, y es muy probable que en determinadas épocas no existiese físicamente la cruz como a continuaciòn se deduce:
1. Cuando el Padrito, Antonio Mª Claret y Clará regresa de la misión en Tejeda de 1849, se detiene en el «lugar» de la Cruz de Tejeda, bendice a su población y continúa su marcha hacia Las Lagunetas, pero no se detiene ante la cruz, ni se cita, ante la gran multitud que le acompaña de ambas localidades limítrofes. 
2. El geólogo alemán Karl Georg Wilhelm von Fritsch en 1863 recorre Gran Canaria e identifica la Cruz de Tejeda como la Cruz del Paso de San Mateo. 
3. Posteriormente, en el Acta de Deslinde de 1890 entre los municipios de La Vega de San Mateo y Tejeda, se menciona a la Cruz de Tejeda como segundo mojón de referencia tras el del Monte Constantín.
4. En 1905, el Ingeniero militar, José González atraviesa el collado hacia el Pico de las Nieves y  no repara en ella. 
5. Cuatro años mas tarde, Miguel de Unamuno accede a la cumbre desde Valleseco acompañado del infortunado Manuel Macías Casanova, se queda alucinado con el espectáculo que contempla pero tampoco la menciona. 
Término Municipal: Tejeda
Localización: En la degollada de la cruz, cambio de vertiente entre La Vega de San Mateo y Tejeda.
Fuentes/Referencias:
AHPLP, Legajo 791, 2 de Octubre de 1562, Venta de 60 fanegadas que Hernán Pérez y su mujer Juana Ramírez, realizan a Luis Cortés en la Sierra. Aportación de Pedro Socorro Santana.
«Ergänzungsheft Nr. 22: «Reisebilder der Canarischen Inseln» (1867), Karl Georg Wilhelm Fristch. Gotha: Justus Perthes, Pág. 40  / Versión reeditada bilingüe, alemán-español como «Las Islas Canarias. Cuadros de Viaje», Altimetría de Gran Canaria (2006). 
«Diario de Las Palmas», 15 de Julio de 1905, «Las Cumbres». José González. Ingeniero Militar. Pág. 1 y 2. 
«Diario de las Palmas», 28 de Agosto de 1913,  Seccion Noticias: Los vecinos del pueblo de Tejeda celebran..., Pág. 2.
«La Provincia», 22 de Septiembre de 1929, «Problemas de la isla», Alfredo López de Arellano, Pag. 12.
«Diario Las Palmas», 12 de Abril de 1932. De carreteras, «Sorpresa en el pueblo de Tejeda». Pág. 2.
«Diario de las Palmas», 14 de Febrero de 1934,  Intereses turísticos de Gran Canaria ¿ Y el Albergue en la Cruz de Tejeda ?, Pág.1.
«La Provincia», 18 de Febrero de 1943,  Cabildo Insular: Acuerdo para reemplazar la Cruz de Cemento a propuesta de la Junta Provincial de Turismo, Pág.3.
«Falange», 10 de Diciembre de 1949. Excursiones a la Cruz de Tejeda, Pág. 2. 
«Revista Nacional de Arquitectura», Año XIII, Agosto-Septiembre 1953, Núm 140-141. Organo oficial del Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España. Número doble dedicado a las Islas Canarias: Parador de la Cruz de Tejeda. Gran Canaria. Pág. 90.

Jesús Arencibia junto a El Albergue - Fondo Doc.: Fedac

Certificado del Acta de Deslinde correspondiente al 25 de Junio de 1980, del Secretario del Ayuntamiento de la Vega de San Mateo, Jose Luis Alabart Miranda (1957).
«San Antonio María Claret, apóstol de Canarias»
, Federico Gutiérrez Serrano. Coculsa (1969)
«Diario de Las Palmas»
, Por los Caminos de la Historia (I y II). Religiosos franciscanos de Canarias (siglos XVI al XVIII), Fr. Diego Inchaurbe O.F.M., 23 y 24 de Abril de 1970, Pág. 40 y Pág. 16 Suplemento, respectivamente.
«El Eco de Canarias»
, Tras Guía y Gáldar, Tejeda y San Mateo…  ¿ A qué municipio pertenece el Parador ?,  Marisol Ayala, 27 de Febrero de 1971, Pág. 17.
«El Eco de Canarias»
, Confirmado. El Parador de Turismo pertenece a Tejeda, 4 de Julio de 1971, Pág. 16.
«Por tierras de Portugal y España»
, Miguel de Unamuno. (Introducción, selección y notas del catedrático Manuel García Blanco). Ediciones Anaya S.A. (1972).
«El Eco de Canarias»
, Crónicas de la Ciudad y de la Isla, «Una bonita postal retrospectiva: El Parador de Tejeda», 24 de Abril de 1977, Pedro González Sosa.
«Desasosiego de la arquitectura Neocanaria»,
Jose Luis Gago Vaquero (2000), Págs. 77, 94, 128 y 129. ISBN: 978-84-95457-05-9
«Repartimientos de Gran Canaria. Estudio, transcripción y notas»
(1998), Eduardo Aznar y Manuela Ronquillo. Cabildo de Gran Canaria, Museo Canario. ISBN: 84-8103-181-X. Ref.: 117 (págs. 180-181) y 258 (págs. 386-387).
«Crónicas Canarias - Tejeda»,
«Vinculación Histórica en la Comarca del Suroeste» (2005), Serafina Suárez García.
«La Provincia»,
«El Parador de la Cruz de Tejeda», Pedro Gonzalez Sosa, 15 de Noviembre de 2008, Pag. 28.
«Revista de Patrimonio Cultural», Nº39, Legados, Julio de 2016. «Apuntes históricos sobre la Cruz de Tejeda», Serafina Suárez García, Págs. 18 a 22. 
«Fundación para la Etnografía y el Desarrollo de la Artesanía Canaria, (FEDAC) http://www.fotosantiguascanarias.org, Nº 32770. Fondo Jesus Arencibia.
Historia: Solamente me voy a referir a la Cruz de pino (posteriormente pintada de blanco) sobre una base prismática cuadrangular rematada de forma troncopiramidal que presidió la degollada hasta 1960 cuando fue sustituída por la Cruz de piedra verde o esmeralda de la cantera de Cueva Nueva en  Tirma. El conjunto tenía una altura de 2,80 metros y su  base de 1,30 metros.

Foto: J. García. Fondo Doc.: Albino Aneiros

En 1913, el párroco de Tejeda, Rafael Hernández Guerra preparó en dos jornadas, la colocación de una «nueva»  cruz en el lugar denominado como Cruz de Tejeda. El día 6 de Septiembre se trasladó la cruz desde la localidad de Tejeda y se instaló en la degollada.  Al día siguiente, a las 8:00 horas se bendijo, y a continuación, sobre las 10:00 horas se celebró una solemne función religiosa con panegírico  a cargo de un orador sagrado. 
Esta reposición de la cruz a la que nos referimos podría ser la que la Cronista Oficial de Tejeda sitúa: «Circa de 1920» en sus publicaciones de 2005 y 2016.
En la parte superior de la cruz, en sentido vertical, se aprecian las iniciales latinas ??? GRD, y con muchas reservas podrían corresponder a: GR (Gratia) D (Dominus) ???. Es un debate ABIERTO que planteo para identificar su significado.

Siglas «GRD»  en la cruz - Foto: J. García. Fondo Doc.: Albino Aneiros

Ambientación histórica y cronológica de la Degollada de la Cruz (1913-1960):  
Las penurias de acceso a Tejeda en 1929 se reflejan en la prensa local por el elevado coste que supone el desplazamiento ante la inexistencia de una conexión viaria única:
- Desde Las Palmas de G.C. a Las Lagunetas: 3 pesetas en 29 Km de trayecto en vehículo.
- De Las Lagunetas a Tejeda: 5 pesetas en 12 Km de camino de herradura.
Con la terminación del tramo V de Lagunetas a Cruz de Tejeda se cierra en 1932 el acceso a Tejeda puesto que el tramo VI hasta Tejeda ya se había realizado con anterioridad. Este acontecimiento saca de su aislamiento tanto a la Cruz de Tejeda como a Tejeda e impulsa la construcción del Albergue Turístico.

Ref: Domingo, 11 de Diciembre de 1949
La degollada citada era un paraje solitario con dos pequeñas construcciones que servían de refugio y venta.

El Cabildo de Gran Canaria aprueba (el primer) proyecto del arquitecto Eduardo Laforet en Marzo de 1932 para la construcción del Albergue Turístico de Tejeda. Posteriormente el Cabildo  adquiere los terrenos, acondiciona el suministro de agua a través de la Heredad de la Cruz de Tejeda y Gambuesa, y construye un estanque para el futuro Albergue Turístico, hoy Parador de Tejeda. El proyecto final es obra de Miguel Martin Fernández de la Torre.

En 1934, la prensa local se refiere a las casas de la degollada como: «un pobre cobijo, mal surtido, mezquinamente atendido y se acabó».

A finales de 1949, la empresa de transportes Melián y Cia. inicia sus excursiones dominicales a La Cruz de Tejeda y presta su servicio durante esta jornada, con opción de almuerzo en el Parador.


El allanamiento de la superficie para la construcción del Albergue repercute en la pérdida de la linde original, referencia de «aguas vertientes» reflejada en el Acta de Deslinde de 1890, y provocará en 1971 un litigio de pertenencia del entorno del Parador y las Casas del Refugio entre los municipios de La Vega de San Mateo y Tejeda, agravado también por el desplazamiento de la Cruz de Tejeda.

Deslinde en traza verde, según Mapa Grafcan V7 de 1996 - 5K

Diego Cruz Hernández, alcalde de Tejeda nos «recordaba» en 1971 el desplazamiento de la Cruz de Tejeda respecto a su ubicación original:

«En el año 1890 ya existía una cruz de madera, a unos diez metros de la actual, hacia San Mateo, que es donde está la división de los dos pueblos. Cuando quitaron aquella, el Cabildo la puso pero unos diez metros hacia Tejeda, donde estaba antes es la división».

Al parecer, la Cruz de Tejeda ubicada frente a las Casas del Refugio la habría trasladado el Cabildo hacia el interior de Tejeda, unos diez o doce metros en 1933 antes de la construcción del Albergue Turístico:

Casas del Refugio frente al Albergue Turístico de Tejeda

«... tomando el punto divisorio de deslinde y sitio de partida la Cruz de Tejeda, (donde se encontraba
en el año 1933, antes de construirse dicho Parador), frente a la portada de las dos casas del Refugio, que era la línea divisoria y no donde hoy se encuentra la base de dicha Cruz,... Que del punto anteriormente dicho, al que hoy se encuentra, hay doce metros y medio de desplazamiento.» (Otra referencia de Diego Cruz Hernández en 1971)

El Albergue se concluye en 1938, en plena guerra civil, a expensas de otras obras auxiliares, se bendice e inaguran solemnemente con la presencia del obispo de la Diócesis de Canarias, Antonio Pildaín y Zapiaín y autoridades del nuevo régimen, aunque sin posibilidad de uso o disfrute por no estar equipado.

Ref.: Proyecto de Miguel Martín Fdez. de la Torre
Como la Cruz de Cemento existente no era del agrado de algunos visitantes a los que les provoca un impacto visual notable, y tampoco se correspondía con este lugar de encanto, se propone su reemplazamiento en 1943 a través de la Junta Provincial de Turismo que aprueba el Cabildo de Gran Canaria en su sesión del 18 de Febrero.

Aún así, permaneció en los alrededores de la degollada hasta su sustitución en 1960 por la nueva Cruz «Verde» de Tejeda (descrita en otra reseña), con diseño y asesoramiento de Santiago Santana. 
Agradecimientos: A Jose Luis Gago, Pedro Socorro, Alvaro Monzón, Luis Regueira y a Albino Aneiros por sus aportaciones.
Importante: La Cruz de Tejeda es la «estrella» permanente de la cumbre de Gran Canaria y su panorámica acompañada de los roques circundantes con el Teide de fondo, conforman un paisaje volcánico de ensueño. A disfrutarlo. 
Reconocimiento: Diego Cruz Hernández estuvo en la alcaldía de Tejeda durante 23 años, desde 1963 hasta 1986, como presidente de la corporación por su capacidad de gestión y atención a sus vecinos. Nos dejó el día de Canarias de  2008.

sábado, 11 de febrero de 2017

Cruz de La Lechucilla

Cruz de la Lechucilla - Foto cedida por Alvaro Monzón Santana

Otras denominaciones: Cruz de la Caldereta, Cruz de la Misión/Santa Misión.
Talla de Sta Teresita
Antecedentes: En el año 1927, el Papa Pío XII la definió como «un huracán de gloria» y la declaró Patrona de las Misiones a la carmelita descalza, Teresa de Lisieux, la que nosotros conocemos como Santa Teresita del Niño Jesús y de la Santa Faz. Nació en 1873 en una familia muy fervorosa, era la  menor de la saga familiar de nueve hermanos, de la que solamente sobrevivieron las cinco mujeres. Todas ingresaron en la orden carmelita. Fue un ejemplo desbordante de fe y convicción, con su apoyo constante a la labor misional a la que quiso unirse pero su delicado estado de salud no se lo permitió. Falleció en 1897, con tan solo 24 años pero su carisma e influjo, no tuvo precedentes.

Finalizada la guerra civil española y en pleno conflicto bélico mundial, arrancan las Misiones Populares del año 1943, encabezadas por el P. Gregorio Sánchez Céspedes, en Santander, Sevilla,...   En la provincia de Las Palmas, estas Misiones Populares las impulsa al año siguiente, con motivo de los siete años de su llegada a la Diócesis de Canarias, Monseñor Antonio Pildaín y Zapiaín al amparo del éxito cosechado en otras provincias.
Las Misiones dedicadas a una determinada localidad, por uno o varios sacerdotes, tenían como objetivo acrecentar la fe mediante la predicación y otros actos litúrgicos, así como atraer a los mas alejados. Los sacramentos de estas jornadas eran la penitencia y la eucaristía, con una eficiente predisposición popular.

En el Colegio San Ignacio de Loyola de Las Palmas de Gran Canaria, el P. Enrique Jorge Pardo S.J. era profesor de Historia y en el verano de 1944 participó en actividades misionales en el Aaiún (Sahara) y también en La Lechucilla (San Mateo).
Término Municipal: La Vega de San Mateo.
Localización: En el sendero que desciende  desde Siete Fuentes hacia La Lechucilla en las proximidades de la Cañada Honda, antes de llegar a las primeras casas de Los Viñáticos o también en sentido contrario desde esta localidad siendo mas corto su acceso.
Datos GPS:
Cruz de la Misión: 28R 3096524 N y 445842 E.
Cruz en la fachada de la Escuela Mixta Unitaria y Placa Conmemorativa - Plaza de La Lechucilla: 28R 3096607 N y 445809 E 

Cruz de la Santa Misión con su hornacina para
cobijar la imagen de Santa Teresita del Niño Jesús

Fuentes/Referencias: 
Falange, 21 de Septiembre de 1944, Los Pueblos. La Lechucilla (San Mateo). Colocacion de una cruz a mas de mil metros de altura, Pág. 2.
La Provincia,  21 de Septiembre de 1944, De Vega de San Mateo, Pág. 5.
Falange, 9 de Agosto de 1945, Por los Pueblos.La Lechucilla-San Mateo, Pág. 4.
Pildain. Un Obispo para una época. Capítulo XXI - Misiones Populares. Agustín Chil Estévez. (1987).  ISBN: 84-7580-523-X. Págs. 335-337.
Canarias7, 7 de Agosto de 1989,  La Lechucilla celebra sus fiestas de Santa Teresita, Carmelo Reyes, Pág. 16.
La Provincia, 26 de Septiembre de 1999, Dominical - Cruces en Gran Canaria. Javier Martínez, Págs. 42 a 45.
La Provincia, 22 de Noviembre de 2009, De Aquí al lado. La Lechucilla, Las Sombras de Chijiniqui,  Juanjo Jiménez, Pág. 14.
Testimonios orales recopilados en Los Roquetes y Los Viñáticos, con la colaboración del Cronista de Santa Brígida, Pedro Socorro Santana.


Historia: Resulta sorprendente, que La Lechucilla, prácticamente un diseminado poblacional muy próximo a La Vega de San Mateo, sin ermita, ni iglesia, formado por los Lugares de: Los Viñáticos, Hoya Navarro y Los Roquetes, se desarrollaran unas jornadas misionales a cargo del P. Enrique Jorge Pardo S. J. que finalizaron el domingo 9 de Agosto de 1944 con amplia participación vecinal y la celebración de la eucaristía.
Placa en la  antigua Escuela Unitaria Mixta
El reflejo de esta fructífera misión se produjo el 17 de Septiembre de 1944, en la Escuela Unitaria Mixta de 1941, donde se bendijo una placa de mármol, con motivo de la PRIMERA misa celebrada en esta localidad.  La inscripción final de esta placa incluye las siglas latinas A.M.D.G. («Ad maiorem Dei gloriam»), lema ignaciano de la Compañía de Jesús.

También fue bendecida la Cruz de la Misión por el sacerdote jesuita Enrique Jorge que posteriormente fue trasladada en procesión  por los vecinos hasta un lugar prominente y destacado próximo a la Cañada Honda, situado a una cota de unos mil metros de altitud, donde quedó instalada. Desde este punto se divisan magníficas panorámicas de La Vega, del Puerto de la Luz y de El Monte.

Buena parte de este recorrido se realizó entre cánticos, estuvo engalanado con banderas, arcos de vegetación y flores, al que asistió también D. Andrés de la Nuez Rodríguez, párroco de la iglesia de La Candelaria de la Villa de Ingenio, nacido en La LechucillaD. Andrés explicó en este promontorio el ceremonial, y una vez erigida la cruz, el P. Enrique se dirigió brevemente a los asistentes.
Al año siguiente de la misión, retornó el P. Enrique Jorge para conmemorar el aniversario de la misma, donde se combinaron actos lúdicos de las fiestas con otros litúrgicos, como la procesión de «las antorchas» con la Cruz al Puente.
Cruz donada por Rafael Gómez Santos

Al parecer, cuarenta años después de la misión, el profesor Rafael Gómez Santos dona una imagen de Santa Teresita del Niño Jesús que es colocada en la hornacina existente bajo la cruz, una especie de cuevita «artificial» de unos 60 cm de altura, donde se ubica esta imagen. 

También a partir de 1984 con motivo del 40ª aniversario de la citada misión, los vecinos de La Lechucilla inician la celebración anual de una fiesta local que se consolida como las Fiestas de Santa Teresita y la Cruz/Santa Cruz.

La imagen (pequeña) de Sta. Teresita que permanece durante todo el año en su «cuevita» es trasladada en andas hasta la Asociación de Vecinos para el inicio de las fiestas. La jornada final de las mismas culmina con una misa canaria y una romería al atardecer, partiendo de la plaza, (restaurada en 1998) hasta la Cruz de la Santa Misión y retorno para continuar con otros festejos.
     
Otras consideraciones: La cruz original no era de tea y se pudrió por lo que fue reemplazada. La otra cruz conmemorativa que preside la fachada de la Escuela Mixta Unitaria es relativamente reciente, y fue donada por el profesor Rafael Gómez Santos
Al no existir iglesia en La Lechucilla, los festejos religiosos parten de la Asociación de Vecinos, en la plaza. 

Desde 2013 existe otra talla de Santa Teresita en la Asociación de Vecinos de La Lechucilla, de mayor tamaño, donada por Jose Manuel Pérez Ojeda, actual presidente de esta asociación vecinal. Era una propuesta de su mujer, Carmen Rosa Ruiz Peña anterior a su fallecimiento, que llevó a cabo su cónyuge. 

Talla posterior de mayor tamaño
Agradecimientos Especiales:  A Pedro Socorro, Cronista Oficial de Santa Brígida por sus importantes aportaciones para documentar esta cruz. Al ecologista Alvaro Monzón, colaborador habitual de este blog, y a Jose Manuel Pérez Ojeda por las facilidades proporcionadas para documentar y verificar esta cruz.

Reconocimiento: Toda mi formación preuniversitaria transcurrió en el Colegio San Ignacio de Loyola (Jesuítas). A ellos, y a mis padres les debo su labor encomiable como complemento educativo y ético.  
Descarga del documento: Pincha en: Cruz de la Santa Misión

sábado, 12 de noviembre de 2016

Cruz del Caidero de la Niña

Cruz de Nicolás Alamo León
Otras denominaciones: Cruz de Nicolás Alamo León
Antecedentes: 
Cuando el Barranco de la Aldea se estrangula y casi se cierra, encontramos el Caidero de la Niña,   prácticamente en la linde entre Tejeda Artenara, junto a la carretera de Artenara a La Aldea.

Aunque no hay absoluta certeza, nos llega como leyenda el hecho que en un caidero del Barranco de Tejeda una pastorcilla  al cuidado de su ganado se precipitó por el mismo, y de éste infortunio tomó su nombre el Caidero de la Niña.
Y de las escasas referencias existentes, reproducimos un breve extracto, publicado en 1937 por Pablo Artiles Rodríguez, sacerdote natural de Sta. Mª de Guía:

¡La leyenda del "Caidero de la Niña", que habla
de la muerte de una muchacha en el sitio en que hoy
está una diminuta cruz, caidero que la niña brincó,
—dicen— por arte diabólico, nos llena de espanto y
 de infundados temores !

El testimonio de Ezequiel Ramírez.  se remonta a una referencia familiar de su abuela Marta, nacida en 1866, que le transmitió que en el vaso del Caidero de la Niña, próximo al muro actual de la presa, se riscó una pastorcilla.

También Sebastián Jiménez Sánchez se refiere a: «La leyenda del Caidero de la Niña que trae el lejano y poético recuerdo de la muerte violenta de una niña encantada que trató de brincar el caidero siendo presa en él».  

La cruz que cita Pablo Artiles en memoria de esta «niña», si existió, probablemente desapareció por el transcurso del tiempo o con la construcción del embalse. No existen otras referencias fiables salvo la que me transmite Eusebio Ojeda: «había una cruz sobre un montículo rocoso dentro de la presa pegada a los lomos de «Linagua», y haciendo memoria la sitúa sobre el año de 1960».

Foto cedida por Alvaro Monzón Santana

Hemos encontrado otra referencia «versada», como leyenda, que Ervigio Díaz Bertrana  nos dejó en la prensa local de 1974, y cambia radicalmente la versión tradicional conocida:

—Al caidero va la niña
a buscar yerba a las cabras.
Hoz y soga en la cintura
para apañar la manada.

—Un mozo le salió al paso
a la niña del caidero.
Enamorarla quería
en aquel desrriscadero.

—El mozo la requebraba
 con amorosas palabras.
La niña no rechistaba
pensando sólo en sus cabras.
¡ Yerba para  mi «Berrenda»,
yerba para mí «Pipana» !

—Quita delante mozito
la niña le contestaba.
Llevo mi hoz en el cinto
y no quisiera sangrarla.

—Déjame tranquila, niño,
Coger la yerba a mis cabras.
La «Berrenda» está de parto
y la «Pipana» alumbrada.


—Quita delante mozito, que,
me estás cargando el alma.
La niña de los caideros
al mozo le replicaba.

—El mozo la requebraba
Y en el solapón de un risco
quiso tocar sus enaguas.
La niña sacó la hoz
y roja como una fragua
segó al mozo la garganta
como si yerba segara.

—Vino la «curia» de Guía
y a la niña interrogaba.
Dijo la verdad desnuda
como el lucero del alba.

—El juez tranquilo y sereno
a la niña aconsejaba,
¡ Sigue cogiendo la yerba,
la yerba para tus cabras,
llévasela corriendo 
a la «Berrenda» y a la «Pipana» !

—La «Berrenda»
parió un baifo
al filo de la mañana.

Término Municipal: T ejeda, confluencia con el municipio de Artenara.

Presa del Caidero de la Niña - Foto cedida por «El Coleccionista de Instantes»
Localización: Se accede a la presa del Caidero de la Niña por la GC-120 desde la Cruz de Acusa a La Aldea, aproximadamente en el Km 27 encontramos el muro de cierre del embalse, referencia para llegar a esta cruz. Desde La Aldea, se accede también, en sentido inverso,  por la misma carretera, la de «Las Presas». 
Datos GPS: 28R 3095526 N y 427743 E. 
Fuentes/Referencias: 
=> Diario de Las Palmas, 29 de Septiembre de 1919, Las tragedias del mar. El naufragio del vapor "Valbanera", Pág. 1.
=> El Progreso, 14 de Octubre de 1919, El "P. Claris". El "Valbanera" y el "P. Claris" Triste odisea, Pág. 2.
=> Estampa de los Pueblos de Gran Canaria. Isla Azul,  Escuela Tipográfica Salesiana Las Palmas (1937), La Aldea, Pablo Artiles, Pág 124.
=> Falange, 25 de Mayo de 1943, Han quedado inauguradas las obras de la Presa del Caidero de las Niñas en La Aldea de San Nicolás, Pág. 2.
 => Falange, 6 de Septiembre de 1957, Origen e Historia del pueblo de San Nicolás de Tolentino (II). Gran Canaria. Su pasado y presente, Sebastian Jiménez Sánchez, Pág. 3.
=> Falange, 25 de Marzo de 1960, Por los pueblos. Júbilo general en San Nicolás de Tolentino. La presa del Caidero de la Niña totalmente llena, Pág. 2.
=> Eco de Canarias, 9 de Mayo de 1971, San Nicolás de Tolentino. Los que quedan del siglo XIX. Hoy: Don José Alamo Segura, Pag. 8.
=> Eco de Canarias, 3 de Marzo de 1974, El Caidero de la Niña, Ervigio Díaz Bertrana, Pág.6.
=> La Comunidad de Regantes. Aldea de San Nicolás. Historia y estrategias históricas: La Construcción de Presas y Canales, Francisco Suárez Moreno. (2003), Imprenta Taravilla, Págs. 89 a 96.
=> Las Grandes Presas de Gran Canaria. «tengamos agua y lo tendremos todo», Jaime J. González Gonzálvez (2004), 3G Ingeniería y Gestión de Proyectos y Obras S.L., Págs. 124 a 135.
=> http://artevirgo.blogia.com/temas/ezequiel-ramirez/
Vamos a ver la presa, Ezequiel Ramírez, 23 de diciembre de 2009.
=> http://www.presasengrancanaria.com/2012/11/presa-del-caidero-de-la-nina-gran.html Presa del Caidero de la Niña, Jaime J. González Gonzálvez, 2 de Noviembre de 2012.
=> Memoria Descriptiva de la solicitud de incoación de Bien de Interés Cultural de la Presa del Caidero de la Niña(2012). Jaime J. González Gonzálvez. 
=> T estimonios orales recopilados en La Aldea y Las Palmas de Gran Canaria por el autor.
Historia: José Alamo Segura, aldeano, «hizo las Américas» ante la necesidad, viajando en el Valbanera en dos ocasiones, una camino de Buenos Aires, y otra posterior a Santiago de Cuba, partiendo de Las Palmas de Gran Canaria, el 17 de Agosto de 1919. Este fue el último trayecto, del Valbanera que llegó a Santiago de Cuba el 5 de Septiembre y continuó su viaje fatídico a La Habana el día 7 de este mes. Se hundió en el Bajo de la Media Luna muy cerca de la localidad de Cayo Hueso, a consecuencia de un fortísimo huracán procedente de Las AntillasEl vapor Pau Claris que había partido de Las Palmas de Gran Canaria dos días después, con destino La Habanatambién quedó atrapado en uno de los frentes externos del ciclón pero pudo escapar. La escala del Valbanera en Santiago fue su perdición al quedar encerrado en el centro de este violento ciclón en la noche del 8 al 9 de Septiembre.

José Alamo solamente permaneció un año en Cuba y a su regreso contrajo matrimonio con María León del Pino, con la que tuvo cuatro hijos. Al enviudar se casó, de nuevo, con Dolores Medina Cabrera, con la que tuvo otros cinco hijos.
Les había inculcado a sus hijos varones su afición por la mecánica,  lo que le permitiría a uno de ellos, Nicolás Alamo León, incorporarse a la construcción de la primera gran presa de La Aldea.

Grúa «derrik» principal en las obras de la «cerrada»  con su pluma abatible- Año 1951 (cedida por R. Miguel Gómez Martínez)


Durante los años cuarenta del siglo XX se gestó el proyecto de ejecución  de la primera de las grandes presas del Barranco de La Aldea, y también la primera de la isla que utilizó el hormigón mamposteado en el estrechamiento del «vaso» del Caidero de la Niña, según proyecto inicial de Luis de la Casa Calzada.
La bendición de la primera piedra de la presa de La Comunidad de Regantes de La Aldea denominada Caidero de la Niña la realizó el párroco de La Aldea, D. Vicente Bautista Alamo, el 22 de Mayo de 1943 en presencia de diversas autoridades de la época.

Operario de la grúa «derrick» principal
Foto cedida por los familiares de Fermín Gómez Veja
En 1948 tras intensas gestiones para su construcción, en las que participa la Comunidad de Regantes de La Aldea, se consiguen arrancar las obras adjudicadas a la empresa «Cimentaciones y Obras» a principios  de Julio de 1950, lo que dio empleo a mucha gente en La Aldea.

El destino se llevó a Nicolás Alamo, con tan solo 32 años, el 9 de marzo de 1955, al precipitarse al vacío desde una de las grúas de la obra, lo que provocó su muerte.

En su recuerdo se colocó una cruz sobre una base cuadrangular de cemento orientada al cauce, en un montículo de roca detrás de las instalaciones de la Comunidad de Regantes de La Aldea junto a la carretera GC-210.

El embalse adopta también el nombre del «Caidero de la Niña» y finalizó en Febrero de 1957, a expensas de la infraestructura de bombeo que se culminó al año siguiente.
Descarga del documento: Pincha en: Cruz del Caidero de la Niña
Agradecimiento Especial: Al «Coleccionista de Instantes» que nos ha facilitado la difusión de sus «fotografías» de la presa del Caidero de la Niña, de una excelente calidad y contenido, y a Ezequiel Ramírez por sus aportaciones personales de gran valor.
Datos técnicos de esta presa
Foto: «El Coleccionista de Instantes»

Agradecimientos: Al geógrafo Jaime González Gonzálves y al ecologista Alvaro Monzón Santana por sus precisiones. A Fernando de la Asociación Montymar, colaborador habitual de las cruces de mi «encantada» Aldea que añoro. A mi buen amigo, Eusebio Ojeda, aldeano, que me soporta todas mis impertinencias.

Reconocimiento: A la memoria de Nicolás Alamo León con todo el respeto que se merece.