sábado, 28 de julio de 2012

Cruz de Bachicao

Tumba de Bachicao - Foto: Juan F. Santana Domínguez
Otras denominaciones: Cruz de Machicao, Cruz de Vachicao.
Antecedentes: La sequía y las malas cosechas obtenidas en los años precedentes llevaron, entre 1846 y 1847, a la población de la isla a una situación de calamidad: el hambre. Los escasos recursos provocaron la muerte por inanición de una buena parte de la población.
La aparición posterior del cólera morbo asiático, el 5 de Junio de 1851 (fecha oficial del reconocimiento del «huésped del Ganges») en nuestra ciudad, dicen que fue consecuencia del tráfico portuario con La Habana, a través de la lavandera, Mª de la Luz Guzmán que se llevó un jergón y ropas sucias procedentes de un velero al barrio de San José. Existe otra teoría que sitúa el foco en el mismo barrio, introducida por Francisco Ortega, marinero que embarcaba en el velero «Rosario» dedicado a la pesca, en la costa de Africa. A Tenoya pudo llegar a través de un vecino que trabajaba en el muelle de San Telmo o por los refugiados de la ciudad. Estos son los orígenes del contagio según testimonios de la época.
Localización: El sepulcro de Bachicao se encuentra en su «nueva» ubicación, tras el traslado por las obras del tramo IV de la Circunvalación. Se localiza en una curva donde existe un palmeral acondicionado recientemente, aislado y abandonado, próximo a la carretera «nueva» de acceso a Las Mesas.
Coordenadas GPS: 
28R 3108900 N y 451686 E. (Actual ubicación)
28R 3108911 N y 451816 E. (Anterior situación)
Fuentes/Referencias: 
Falange. Sobre la Historia de la Medicina Canaria: «El cólera en Tenoya».19 de Oct. de 1962. Pág. 3.
Falange. Sobre la Historia de la Medicina Canaria: «El cólera en Arucas». 2 de Nov. de 1962. Pág. 4.
Falange. Sobre la Historia de la Medicina Canaria: «Galería de Médicos Famosos». 30 de Marzo de 1962. Pág. 3.
Falange. «Al siglo del Cólera (1851-1951)». Néstor Alamo. Gabinete Literario. Folletón de Falange. Por entregas, del 24 de Marzo al 28 de Abril de 1951.
Falange. «Datos del cólera en Tenoya». Carmelo Lezcano Guerra, 23 de Noviembre de 1951, Pág. 6
«Santa Cruz Dominadora. El Centralismo interno y la provincia imposible en el XIX canario». Agustín Millares Cantero (2004). Real Sociedad Económica de Amigos del País de Gran Canaria.
«La Rueda en Gran Canaria». Jose Miguel Alzola (1968). El Museo Canario. Págs. 82 a 90.
«Historia de Arucas». Pedro Marcelino Quintana Miranda (1979). Págs. 152 y153.
Cruz de la Tumba de Bachicao. Laureano Lezcano Galindo (2011).
=> http://www.tuneldetenoya.com/index.php?option=com_content&view=article&id=402:apuntes-sobre-las-cruces-de-tenoya-y-su-entorno&catid=15&Itemid=38
Grave atentado contra nuestro Patrimonio: Bachicao. Juan Francisco Santana Domínguez. (2009)
=> http://www.municipiodesanlorenzo.com/index.php?option=com_content&view=article&id=376:grave-atentado-contra-nuestro-patrimonio-bachicao&catid=14:crcas&Itemid=106#comment-134
«De Túnel de Bachicao a Túnel de Tenoya; Notas Históricas». Laureano Lezcano Galindo. (2010) http://es.scribd.com/doc/30711573/De-Tunel-de-Machicao-a-Tunel-de-Tenoya
Finca de Bachicao
Historia: Unos años después de la hambruna, en Junio de 1851 se desató otra terrible plaga, el cólera morbo asiático, en la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria que se propagó por toda la isla. La localidad de Tenoya, perteneciente, en esta época, al desaparecido municipio de San Lorenzo, también sufre sus efectos devastadores, siendo frecuentes los traslados al cementerio parroquial hasta que el Obispo Codina autorizó los enterramientos en la ermita de Tenoya. Además, el Ayuntamiento favoreció el enterramiento fuera de los núcleos urbanos para evitar el contagio, utilizando la zona de La Casilla de los Acosta al comienzo del Lomo de la Viuda y el Lomo de los Silos en San Lorenzo. Junto a Los Sifones, en el paseo arbolado que nos lleva a la finca de Bachicao, propiedad en esta época de la familia Grondona, bajo un olivo añoso fueron depositados por sus deudos los restos de Dña. Juana Díaz, de ilustre familia, fallecida a consecuencia del cólera, en la tumba de Bachicao. Muy cerca fueron enterradas otras dos personas muy conocidas: Juan Pija y la Matavina bajo un empedrado (ya desaparecido) de 2 x 0.50 m., separados entre sí, unos tres metros.
Los síntomas de esta enfermedad eran fuertes vómitos y calambres en todo el cuerpo, con fiebre muy elevada que era contrarrestada con grandes dosis de agua, que aunque no estaba médicamente recomendada resultó ser un remedio ocasional.
El impacto de la elevada mortandad afectó anímicamente al párroco recién nombrado, D. Pedro Manuel Suárez, que enloqueció y se encerró en la iglesia, echó las campanas al vuelo alborotando a todos los vecinos. Ante esta situación, fue necesaria la presencia del alcalde de San Lorenzo, D. Lorenzo Hernández, su secretario y algunos vecinos para apaciguarlo.
La epidemia de cólera se dio por concluída el 25 de Julio, aunque el aislamiento de Gran Canaria continuó a pesar del Te-Deum de Acción de Gracias celebrado en la Catedral, el 23 de Noviembre como final  de esta lacra. Aún así, el Gobernador de Canarias (como provincia única), Antonio Halleg, residente en Santa Cruz de Tenerife solicitó mantener la cuarentena en Gran Canaria un año más,... y de hecho perduró otros tres meses, hasta Febrero de 1852, con la única intención de favorecer los intereses portuarios de Santa Cruz de Tenerife, llegando a desmantelar los timones de las embarcaciones de los buques anclados en el puerto de Las Palmas de G.C. por orden de la Comandancia principal de Marina. Esta insolidaridad manifiesta fue el caldo de cultivo de la primera división provincial de 1852.
Solamente en Tenoya, de los 1.817 habitantes fallecieron 127 personas y se produjeron 1028 contagios, a los que hay que añadir los 951 refugiados procedentes de Las Palmas de G.C., que dieron lugar a 39 fallecidos y 567 contagios, cuando la media mensual de óbitos en esta localidad era de tres personas.
Como referencia del azote del cólera en la ciudad de Las Palmas de G.C., podemos recordar que de los cinco facultativos, dos fallecieron (Pedro Avilés Matos y José Rodríguez) y otros dos enfermaron gravemente (Antonio Roig Escardó y Sebastián González de Torres), mientras que el único incólume, D. Domingo José Navarro Pastrana asumió la responsabilidad de la atención de la población afectada. Por este motivo, la reina Isabel II distinguió a los tres últimos (supervivientes) con la Cruz de Isabel la Católica. 
3 => Tumba y Cruz de Bachicao
 Unos años después, el 15 de Febrero de 1864, muy cerca de la finca de se inician las obras del túnel de Bachicao, mas conocido como «túnel de Tenoya» que se culminó en el año 1869. Antes de su apertura, Bachicao se convierte en un punto neurálgico para el transporte de pasajeros a Las Palmas G.C., al instalarse un parador con cuadras y atención personalizada para las bestias de los transeúntes que se trasladaban a la ciudad con alguna de las dos compañías de carruajes existentes: La «Primera Línea» de Nicolás Massieu o la de «La Marina» de los hermanos(?) Carlos y Horacio Lustré. Estos formaban parte de una «troupe» ecuestre y gimnástica que llegados a la isla, aprovecharon su experiencia con caballos para competir en el transporte local de viajeros, primero en la línea de Telde y luego en la de Bachicao.
La construcción del puente de Tenoya y la finalización del túnel permitió superar la incomunicación de Arucas con Las Palmas de Gran Canaria por carretera.
El Sepulcro en la actualidad
Estado Actual: A raíz del traslado, el sepulcro se encuentra en un estado lamentable. La cruz ha desaparecido y solamente queda su peana de apoyo, el enlosetado ha quedado reducido a la mínima expresión y la ta tumba está abierta por uno de sus extremos, al desaparecer  uno de sus laterales de cantería. La losa superior también está desprendida.
El tramo IV de la Circunvalación ha supuesto un quebrantamiento de nuestro Patrimonio y además un desastre ecológico al trasladar el Drago centenario de la finca de Bachicao (actualmente amortajado y entablillado). El trasplante de palmeras tampoco ha sido ejemplar y su abandono es notable: un delito ecológico flagrante en aras del progreso.
Descarga del documento: Pincha en Cruz de Bachicao
Importante: Es probable que la tumba de Bachicao no corresponda al primer enterramiento de los restos depositados, y que éstos fueran trasladados con posterioridad a este pequeño mausoleo.
Agradecimientos: Tanto a Rubén Torón como a Laureano Lezcano por su colaboración desinteresada para la elaboración de este artículo. A Juan Carlos Quintana por sus observaciones sobre el cólera morbo. A Jose Angel Rodríguez Fleitas por su conocimiento, aportaciones y colaboración para cumplimentar esta reseña. A Ramón Otero de la empresa Canarias 3D por las infografías facilitadas.

2 comentarios:

  1. Buen trabajo de documentación y de denuncia de una de tantas y tantas tropelías cometidas con nuestro patrimonio natural y etnográfico.
    Si hecho en falta saber quién/es autorizaron dicha tropelía y si no fueron responsables ¿Qué empresa fue la ejecutora de dicho atentado, chapuza y desprecio? Sería interesante que apareciera para que se sepa a quién tenemos y cómo actuan impunemente.Saludos Alfonso Ponte Andar

    ResponderEliminar
  2. El BOC 2007/239 de 29 Nov. 2007 1953, se refiere a los aspectos medioambientales a respetar sin especificar, aclara patrimonialmente la protección o traslado del sepulcro de Bachicao. La UTE adjudicataria de las obras de esta IV Fase es: Acciona Infraestructuras S.A., Lopesan Asfaltos y Construcciones S.A. y Transportes y Excavaciones Espino Flores S.L.. En principio, la UTE ha cumplido, en parte, con las recomendaciones, pero ¿quién tiene la responsabilidad de conservar el conjunto trasladado: palmeral, drago y sepulcro,...? ¿hay que esperar a que se entreguen las obras y ya no tenga solución?

    ResponderEliminar